Novedades
El techo nuevo PDF Imprimir Correo

El techo de Tres ha aguantado exactamente 20 años. Cuando en el año 1998 hicimos construir la nueva casa en Quillacollo, fue techado con tejas de fibrocemento. Ha protegido la casa y a sus habitantes frente al fuerte sol tropical y también de las lluvias que en estas latitudes pueden ser torrenciales – y ha pagado su tributo. El tiempo de lluvia pasado fue especialmente fuerte. Después de una terrible granizada, ocurrió en las montañas encima del valle de Cochabamba un deslizamiento. Masas de tierras y rocas taparon un río. Al final, el agua rompió ese dique artificial y una avalancha de lodo devastó el pueblo vecino de Quillacollo (donde vivimos). Hubo que lamentar varios muertos y los daños fueron enormes.
En la mañana después del desastre en el pueblo vecino, aparecieron en el tumbado de la planta alta del edificio de Tres Soles - donde se encuentran el gabinete psicológico, la panadería, los talleres de costura y pintura y la sala de apoyo escolar - grandes manchas húmedas. Cuando subimos al techo para ver lo que pasaba, no pudimos confiar en lo que vieron nuestros ojos: las tejas estaban quebradas y en partes literalmente hechas polvo.
Nuestro amigo Ludwig März, de la asociación Inti Runa en Alemania, después de haber visto las fotos, opinó que este tipo de tejas en realidad duran más que 20 años y que seguramente habían sido debilitadas por la fuerte radiación ultravioleta que aquí impera la mayor parte del año. No debemos olvidar que Bolivia está ubicada en la zona tropical y Cochabamba en particular en una altura de 2600 metros sobre el nivel del mar. A esto se debe aumentar el hecho de que los productos fabricados aquí son de menor calidad que en otras partes. Nuestro amigo Ludwig März, después de las palabras, hizo seguir acciones concretas y puso a disposición una donación específica para el nuevo techo. Estamos muy agradecidos por esta donación y también por el hecho que no nos haya pasado algo más grave.


Stefan Gurtner, junio 2018

 
ENTREVISTA CON LUCIO PDF Imprimir Correo

Lucio, ¿podrías contar algo de tu familia de origen?


Mi comunidad de origen se encuentra entre el límite del departamento de La Paz y Cochabamba.  Es una comunidad alejada donde no había los servicios básicos como ser corriente eléctrica o agua potable ni medios de transporte. En cuanto a la educación sólo había hasta 5to de primaria. Era un lugar abandonado y sin futuro. Desde que recuerdo a mi padre bebía frecuentemente, agredía a mi madre y era irresponsable con sus obligaciones. Actualmente vive en La Paz. Tiene 86 años y no puedo entenderme con él hasta ahora. Creo que recientemente ya no está bebiendo. El motivo sería a causa de que se encuentra ahora solo, ya que mi madre falleció hace dos años atrás. Mi madre sufrió demasiado (la causa fue mi padre), pero fue una mujer trabajadora y me cuidó hasta el momento que me encontraba a su lado. Mi madre sé que me amaba. Ella me consideraba como amoroso, laborioso e inteligente.  Tengo dos hermanas mayores y un hermano también mayor. Ninguno pudo estudiar, solo hasta primaria.


¿Por parte de quién has escuchado hablar de Tres Soles y a qué edad has llegado a Tres Soles?


Me encontraba trabajando como limpiador de latas de pan en un horno y a la vez vendía salteñas cerca de la zona donde se encontraba Tres Soles.  En este horno le conocí a un amigo llamado Federico. El conocía a Tres Soles y me llevó. Tenía yo como 13 años de edad.


¿Cómo lograste acostumbrarte a la vida y a las reglas en Tres Soles?


Las reglas para mí no era tanto un problema, sino fue difícil convivir en un ambiente donde había hurto, peleas e inhalación de pegamentos por algunos jóvenes.  Lo peor era que tenía que compartir la habitación con algunos que inhalaban. A veces por diferentes razones tenía que defenderme a golpes. La otra realidad es que también era divertido al estar en un grupo. Había deporte, algunos talleres de grupo, baile en las discotecas. Hasta me sentía creo protegido en la calle por los mayores, ya que algunos eran muy “valientes” por decir.   


¿Cómo fue para ti el proceso para asumir cada vez más responsabilidad propia?


Mi formación, mis reflexiones y mi análisis de la vida, mis errores y las correcciones necesarias, mis limitaciones y sufrimientos, me llevaron al deseo de ser alguien significativo primero a nivel individual, luego ante mi esposa y mis hijos; pero también para la sociedad, ante mi propio país y para mi trabajo. El ser humano existe de verdad, si tiene el compromiso de ser responsable ante todas las personas y espacios mencionados.


¿Qué es el recuerdo más bonito de tu tiempo de niño/adolescente en Tres Soles?


En mi niñez el deporte. En mi adolescencia tenía siempre alguna responsabilidad ante el grupo, aunque quizás eran insignificantes. Un recuerdo muy bonito es el viajo junto al grupo de teatro a Alemania y Suiza.


Después de tú bachillerato, ¿Cómo seguiste formándote?


Después de concluir mi estudio en colegio y mi formación de electricista fui al servicio militar. Al retornar, me dio cuenta que era necesario ser profesional. Primero tenía pensado estudiar la carrera de Derecho. Algún rato hice algunos paseos con traje por los edificios donde se encontraban los las oficinas, aparentando ser abogado. Cuando estaba culminando el colegio, colaboraba en una fotocopiadora donde venían muchos estudiantes de la carrera de derecho. Eso creo que me despertó el deseo de estudiar la carrera de derecho.


¿Qué es lo mejor que aprendiste de Stefan, Guisela y los demás acompañantes?


De tantos aprendizajes de Stefan y como de Guisela, como referencia puedo asegurar la paciencia y perseverancia que tienen con los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que fueron y son de Tres Soles.  Esta misma paciencia y perseverancia  también tuvieron conmigo, por lo que me toca ser leal siempre con ellos.  También de Stefan y paralelamente de universidad aprendí que un proyecto como Tres Soles, no puede ser dirigida empíricamente, sino, es fundamental que funciona como una organización formal dentro de un estado responsable y con una estructura y un contenido, bajo una visión, una misión, una filosofía y con métodos y actividades correspondientes. Puedo también mencionar que de otras personas que trabajaron en Tres Soles aprendí mucho, como trabajar en equipo, la ocupación compartida entre la familia y nuestro trabajo, la predisposición para las niñas, niños y adolescentes que lo requieren.  


¿Cómo es que volviste a Tres Soles?


Después de retornar del cuartel, estaba trabajando como ayudante en un taller de autos. Como dije, deseaba estudiar la carrera de derecho. El plan era estudiar y trabajar al mismo tiempo, para poder conseguir los medios económicos necesarios. Sin embargo,  Stefan y Guisela me ofrecieron realizar la instalación eléctrica en la nueva casa de Tres Soles en Cochabamba, ya la comunidad se trasladaría a ese departamento. Acepté y entre este trabajo también hice cursos de nivelación en la universidad estatal de Cochabamba, pero para la carrera de psicología. Una vez aprobado el examen para el ingreso, solicité nuevamente el apoyo a Tres Soles, ya que Tres Soles es un proyecto de cooperación para joveness que requieren de apoyo para formarse. Creo que recibí apoyo económico hasta mi segundo año de carrera, ya que después podía cubrir mis gastos con los turnos fin de semana que ya realizaba como acompañante.


¿Cómo es tu trabajo diario hoy en Tres Soles?


Me encanta, es desempeñar un rol de padre y a la vez emplear el conocimiento a nivel profesional como empleado. Hay mucha alegría, también tristeza y malos momentos también. Es divertido trabajar con niñas, niños y jóvenes. También es interesante compartir el trabajo con diferentes educadores y jóvenes voluntarios.


¿Qué debería cambiarse en Tres Soles? ¿Tienes un sueño como debería verse Tres Soles en el futuro?


Si hubiera posibilidad, sería favorable dividir el trabajo a nivel de tres etapas, con mayor número de población. Serían tres casas por separado, primara etapa para niñas y niños, segunda etapa para adolescentes y la tercera etapa de jóvenes con talleres propios de capacitación a nivel técnico dependiente de la misma institución, con flexibilidad para seguir con una formación en la universidad.


¿Qué te gustaría decir al presidente Evo Morales?


Que, si no está de acuerdo con las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) como Tres Soles, que asuma la responsabilidad el gobierno para trabajar con estos niños, a nivel del mismo presupuesto que de Tres Soles y  con la misma calidad de atención. La verdad es que se tiene que aceptar la realidad de alto índice de la pobreza que hay aún en Bolivia. Como consecuencia de esta pobreza se genera diferentes dificultades y necesidades, las mismas escapan del control de la familia y del estado. Los diferentes profesionales o personas que tienen compromiso para cooperar con la población necesitada, son importantes para coadyuvar a través de las diferentes instituciones como Tres Soles.
Lamentablemente los responsables de las instituciones del Estado, nunca demostraron interés para apoyar nuestro trabajo. Es decir, el gobierno que entró con la consigna de ser para los pobres, nunca dio un sólo aporte económico a Tres Soles.
En mi criterio, el gobierno del presidente Evo Morales, tiene razón al señalar que las ONGs podrían conspirar en contra del mismo. Pero, no son todas y especialmente con Tres Soles se equivoca completamente, ya que esta institución se dedica exclusivamente a brindar educación y cooperación a niñas, niños y jóvenes pobres y abandonados.   Por tal motivo debió hacer un reconocimiento a sus fundadores y todas las personas que son parte de Tres Soles.


Muchas gracias por esta entrevista. Las respuestas alegrarían mucho a todas las personas que apoyan a Tres Soles desde mucho tiempo y actualmente siguen haciéndolo.

Las preguntas redactaron Ursula y Walter Köhli. Walter Köhli es presidente de la Asociación Tres Soles-Suiza. La traducción es de Stefan Gurtner.

 
Equinoterapia PDF Imprimir Correo

¿Qué haces en la equinoterapia?

– Monto un caballo.

Cuéntame un poco de tus experiencias que hiciste!
Cuando monto, tengo que hacer ejercicios, por ejemplo, tengo que levantar los pies y después los bajo. También doy una vuelta en la silla de montar que la profesora llama vuelta del mundo. Aprendí agarrar bien mis riendas.

¿Cuánto tiempo lo haces?

– Una sesión de la terapia dura una hora. Y hasta ahora fui tres meses a la terapia.

¿Cuántas veces por la semana vas?

– Voy dos veces.

¿Qué era lo mejor?

– Lo mejor era que la profesora me elogió mucho.

¿Como concilias la escuela y la equino terapia?

– Hago primero mis tareas y luego voy a los caballos. Y después estudio.

¿Como se llama tu caballo?

– Es que recién me cambiaron el caballo. Antes era la Brisa y el caballo que monté desde la última vez, se llama Dino.

¿Como es la Brisa?

– La Brisa es plomo y tiene cabello rubio. Algunas veces es una caprichosa pero también es muy tierna.

¿Qué tienes que hacer antes de montar?

– Primero limpio el caballo. Después tengo que poner su peluche, su mandil, su montura y su bocado.

¿Hay otros chicos que también cabalgan?

– Si, siempre voy en un grupo de cuatro a cinco. Monto junto con los chicos de Tres Soles, pero hay también otros que no viven en Tres Soles.

¿Sabes cómo se llaman?

– Se llaman Rodrigo y Alejandro.

En general, ¿te gusta ir a los caballos? - ¿Qué te gusta?

– Si me gusta mucho y lo mejor es trotar.

¿Está cerca de Tres Soles?

– Si.

¿Cuánto tiempo necesitas?

–  Unos 30 minutos.

¿Con qué movilidad van?

– Vamos en un trufi de la línea Antofagasta directo.

¿Como te sientes cuando estas con tu caballo?

– Estoy asombrado de los caballos y me siento libre cuando monto.

chico, 14 años/chica 11 años

 
Instalaciones PDF Imprimir Correo

Hace muchos años atrás una voluntaria creativa de nombre Carmen, fabricó un muñeco humano de tamaño natural que estaba formado de diferentes partes del cuerpo de los niños y niñas de nuestra comunidad. Recibió el nombre de Pingo y lo sujetamos a una baranda encima de nuestro patio. Durante algún tiempo quedó allí, blanco como la nieve y sin pintar, hasta que pusimos en escena la obra de teatro ‘La maldición o el fin del imperio de los incas’. Parte de la puesta eran unos magníficos trajes que nosotros mismos cosimos según unos dibujos históricos. “Sería una verdadera pena guardar estos trajes en nuestro depósito”, dijo Braulio, uno de nuestros actores más experimentados después de la última presentación. “¿Qué podríamos hacer con ellos?”
“¿Por qué no disfrazamos al Pingo como el rey inca Atawallpa?”, preguntó alguien. Yo de golpe estaba muy entusiasmado. No sólo Pingo fue disfrazado de Atawallpa, sino construimos otro muñeco más que representaba a un español con su arcabuz. Nuestra primera instalación había sido hecha.
‘Instalaciones’ son emparentados con la pintura y la escultura. Si uno busca la palabra en el diccionario, se informa que dentro de las artes plásticas la instalación es una forma de arte tridimensional en un espacio cerrado o abierto que permite la utilización de cualquier material, además de luz, tono y/o movimiento.
Se transformó en tradición  de vestir los muñecos con los trajes usados y reconstruir una escena después de cada pieza teatral, para poder recordar mejor el mensaje de la obra. Para profundizar la pieza ‘Mi primo es mi papá’, igualmente hemos representado a los personajes en una instalación. En esta obra se trataba el tema de los malos tratos existentes en las familias en contra de las mujeres y los niños, provocados en primer lugar por el machismo, que en Bolivia está muy difundido.
Para tematizar el contenido de ‘Mi primo es mi papá’, hemos sujetado a la baranda indicada el personaje del padre, que en su regazo  tiene a un niño pequeño y le da el biberón. A su lado se ve su mujer, una hoz en mano. En la altura de las cabezas tienen burbujas  a modo de historietas, hechas de venesta, donde está escrito lo que los esposos entre ellos hablan. Ella, la esposa, dice: “Dejo contigo al niño.” El esposo responde: “Está bien, anda no más a trabajar tranquila.”
En este lugar se debe subrayar que en amplios sectores de la sociedad boliviana un hombre que se ocupa de la casa y de los niños es considerado raro y hasta de maricón. En Tres Soles, sin embargo, todas las tareas son realizadas por los chicos y chicas del mismo modo, sea en la cocina, en la limpieza o en los talleres.
En los últimos tiempos se crearon instalaciones según las ideas de los niños y adolescentes. La última fue conceptuada en las vacaciones de fin de año. Dos niños, de nuevo representado por muñecos de tamaño real, se están insultando mutuamente. El hermano mayor, nuestro Pingo disfrazado, les llama la atención diciendo que basta de insultos, que hay que vivir como hermanos. El cuadro, sin ninguna duda, es adecuada para charlar y reflexionar con algunos peleadores siempre existentes en nuestra casa.

Stefan Gurtner, marzo de 2018

 
Viaje de lecturas 2017 PDF Imprimir Correo

Gran parte del segundo semestre de este año se fue en la planificación y realización de la gira de lecturas que pude concretar entre septiembre y noviembre por la parte de habla alemana de Europa, parcialmente en compañía de la relatora y lectora Sabine Jorkowski. Una novedad fue esta vez la vuelta por España, donde leí en Sant Cugat del Valles, cerca de Barcelona, y en la parroquia evangélica de habla alemana en Madrid.
En más de 40 oportunidades presentamos el libro ‘El proyecto infanto-juvenil Tres Soles’ y la biografía del editor de origen judío-alemán Werner Guttentag. Gracias a la colaboración de muchos amigos, que una vez más corrieron con los gastos de alojamiento, alimentación y transporte, se logró despertar de nuevo el interés por el proyecto y también ganar nuevos donadores. Todas las donaciones entraron, como siempre, a la cuenta de Tres Soles.
También esta vez tuvimos que pasar por algunas aventuras. Cuando nos acercamos a Hamburgo, nos topamos con la tempestad ‘Xavier’ y literalmente tuvimos que hacer slalom por árboles caídos. En la puerta de un colegio en Mannheim desapareció misteriosamente una maleta con escenografía. Después de unas investigaciones resultó que una empresa de recojo de basura lo había retirado. Recién después de dos días, ejerciendo la dirección del colegio gestiones considerables, pudimos recuperar la pieza valiosa, justo para el próximo evento. Pero aquí no terminó: En un colegio en Weilburg tuvimos que suspender una lectura de “Guttentag”… ¡por causa de una amenaza de bomba! Según la policía no se puede excluir un fondo antisemita.
Finalmente, quisiere subrayar claramente que este tipo de giras sólo es posible si existe una persona en Europa que realiza todo el trabajo de coordinación y organización. Como en otras oportunidades, este cargo recayó en la persona de Sabine Jorkowski, quien lo cumplió con esmero y paciencia de forma voluntaria y sin cobrar un solo centavo. ¡Muchas gracias a todos que hicieron posible esa epopeya!

Stefan Gurtner, enero de 2018

 
«InicioAnterior12345SiguienteFin»

Página 1 de 5