El año 1990 PDF Imprimir Correo

Después de un primer y difícil año logramos formar un grupo de aproximadamente veinticinco niños y jóvenes más o menos estables, poner la casa en un estado habitable y fundar los primeros talleres autogestionados (llaveros, tarjetas, carpintería, panadería y cocina). Estos talleres tenían como objetivo ocupar razonablemente el tiempo de los jóvenes y permitirles un modesto dinero de bolsillo, lo cual para estos ex niños de la calle era muy importante, ya que siempre estaban acostumbrados a tener algo de dinero en sus bolsillos. Consecuentemente disminuyeron los hurtos entre compañeros que inicialmente eran un problema muy grande, sin embargo persistieron otros como el alcoholismo, el consumo de inhalantes y la violencia dentro del grupo.

En las vacaciones escolares realizamos una caminata de cinco días que nos llevó desde Sorata, cruzando los nevados hasta los valles subtropicales de los Yungas. En la segunda mitad del año pudimos contratar a un psicólogo, además al estudiante de sociología Iván Nogales, quien comenzó a trabajar con teatro. Aumentó considerablemente el apoyo económico desde Suiza y Alemania, también recibimos una voluntaria suiza (Elena Sullo) que colaboró todo un año.

 

(Guisela)

 


Cookies

Para poder diseñar nuestro sitio web de manera óptima para usted, utilizamos cookies. Al continuar utilizando el sitio web, acepta el uso de cookies.